viajes-portada

Un paseo por las mejores ciudades flamencas

02/10/2017

Aunque pequeño en tamaño, Flandes concentra sorprendentes lugares que guardan verdaderas obras maestras. Son las llamadas Ciudades del Arte: Amberes, Brujas, Bruselas, Gante, Lovaina y Malinas. Ciudades llenas de historia, belleza natural, monumentos y museos extraordinarios; pero también de los graffitis más impactantes, de tiendas de diseño y de las mejores antigüedades, de ambiente a cualquier hora y de una gastronomía de lujo…

bruselas

BRUSELAS
El punto de partida de una visita a la capital belga debe ser la imponente Grand Place, con sus edificios gremiales y el Ayuntamiento. Paseando por las calles más turísticas se llega a la legendaria estatuilla del Manneken Pis. Los camareros de la mítica Rue des Bouchers intentarán atrapar al viajero para cenar en una de sus terrazas, no es mala idea, pero también se puede optar por relajarse del bullicio en las Galerías de St Hubert -las primeras galerías comerciales cubiertas de Europa- o en el interior de la Catedral de San Miguel y Santa Gúdula, famosa por sus vidrieras. Siguiendo con una ruta a pie, hay que encaminarte hacia la Zona Alta pasando por el Sablon, un barrio conocido por sus mercados y tiendas de antigüedades, sus chocolaterías y callejuelas. Muy cerca se encuentra el Mont des Arts, con los Museos de Arte Antiguo y Moderno, la Biblioteca y el Palacio Real.

brujas

BRUJAS
Un paseo por Brujas es un cuento de hadas hecho realidad. Las vistas de sus canales, sus edificios históricos y su aire romántico dejan huella en la memoria. El casco histórico de Brujas fue declarado Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000. El corazón de la ciudad se encuentra en el Grote Markt, circundado por espléndidas fachadas como las del Palacio Provincial, el salón de los tejidos o “De Lakenhalle” y el imponente monumento conocido como Atalaya, símbolo de la autonomía de Brujas. La Catedral de San Salvador, por su parte, es la iglesia parroquial más antigua de Brujas, y la Iglesia de Nuestra Señora tiene la torre de ladrillo más alta de la ciudad.

amberes

AMBERES
Pensar en Amberes es pensar en su río, el Escalda, y en una ciudad cosmopolita, famosa por su Catedral gótica y por ser Centro Mundial del Diamante. En torno a la Grote Markt se concentran las calles y los edificios más bonitos de Amberes, con sus edificios gremiales de los siglos XVI y XVII; la estatua de Brabo, el héroe que, según la leyenda, fundó la ciudad; y también el Ayuntamiento, del siglo XV, con elementos renacentistas flamencos e italianos. En la famosa Catedral, de un importante valor arquitectónico, están algunas de las mejores obras del pintor Rubens. Un paseo gastronómico por el centro histórico de Amberes será otra de las experiencias recomendadas.

gante

GANTE
Puede sentirse orgullosa de ser la ciudad flamenca con más edificios históricos, además de poseer una intensa vida cultural y una situación privilegiada, entre Brujas y Bruselas. Las tres torres son el símbolo más representativo de Gante. Corresponden al campanario de la Catedral de San Bavón, a la Atalaya o Belfort y a la torre de la iglesia de San Nicolás. El agua es el otro símbolo de la ciudad. Gante es punto de encuentro de los ríos Lys y Escalda. Dos de los rincones más bonitos de la ciudad, y de todo Flandes, son el Graslei (muelle de las herboristas) y el Korenlei (muelle de los graneros). Sus edificios gremiales de los siglos XII y XVII, reflejados en el agua, quedan para siempre en la memoria.

lovaina

LOVAINA
Es la ciudad universitaria de Flandes por excelencia. Su universidad, en la que impartió clases Erasmo de Rotterdam, fue fundada en 1425. Lovaina es conocida también por su Grote Markt, con la imponente Iglesia de San Pedro y el famoso Ayuntamiento, una obra maestra del gótico brabantino, así como numerosas terrazas y bares. Otros edificios a destacar son el Salón de los Tejidos (De Lakenhallen), el Colegio Van Dale, la Iglesia de San Miguel y el Gran Beaterio, considerado uno de los más impresionantes de Flandes. En Lovaina, cuna de la cerveza Stella Artois, una visita imprescindible es la mayor cervecería de la ciudad, The Capital. También algunos de sus más renombrados restaurantes de alta gastronomía, como Zarza o EssenCiel.

malinas

MALINAS
En la visita a Malinas, después de subir los 538 escalones de la Torre de San Rumoldo en su catedral del siglo XIII; de pasear por su Grote Markt o Plaza del Mercado, con su animado ajetreo de puestos de flores, comida y artesanía; y de recorrer el Dijlepad, una pasarela flotante con una perspectiva diferente sobre las aguas del Dijle, hay que encontrar tiempo para visitar Het Anker (una cervecería-museo ubicada en el hospital del Beaterio de Malinas) y también para probar la gastronomía local en el Grand Café Lamot, un restaurante de paredes acristaladas desde el que saborear una exquisita cena con vistas a la ciudad iluminada.