moscu-portada

La nueva Moscú

14/02/2019

Moscú se ha forjado a base de grandeza y revoluciones. De su dilatada historia, la capital rusa conserva grandes monumentos, pero la ciudad ha cambiado mucho en los últimos años. En la nueva Moscú, gigantescos rascacielos y avenidas compiten con la emblemática Plaza Roja, mostrando al mundo su cara más moderna.

La historia monumental de Moscú tiene un protagonista indiscutible, la Plaza Roja. Sus 500 metros de largo están marcados por las murallas del Kremlin a un lado y los gigantescos almacenes GUM, el mayor y más lujoso centro comercial de Rusia, al otro. Cierra uno de los lados estrechos el Museo de Historia, que contribuye con su fachada de ladrillo al nombre de la plaza; y el otro, la espectacular catedral de San Basilio, que con sus coloristas cúpulas se ha convertido en el mejor icono de la ciudad.

moscu-1El muro del Kremlin está interrumpido por el mausoleo de Lenin. De ese pasado moscovita queda mucho que ver en la ciudad, como el Teatro Bolshói, la Armería Estatal, Kolómenskoye, Kuskovo, la Galería Tretiakov, el Museo Pushkin de Bellas Artes o la Catedral del Cristo Salvador, el templo principal de Rusia.

En la nueva Moscú, gigantescos rascacielos y avenidas compiten con la emblemática Plaza Roja

La Copa Mundial de Fútbol 2018 mostró una nueva faceta de Moscú. Tal vez uno de los lugares más representativos de ese nuevo Moscú es Zaryadye Park, situado en un gran espacio de 13 hectáreas, entre la Plaza Roja y el río Moscova. Este parque alberga una serie de edificios casi subterráneos, con un Centro de Conferencias y Conciertos, un Centro de la Naturaleza y varios restaurantes. Fuera de estas construcciones interiores, el parque está dividido en cuatro zonas, que representan una característica clave del paisaje natural y la fauna de Rusia: la tundra, la estepa, el bosque y los humedales. Hay unos 800 árboles y 900.000 plantas perennes que crean la instantánea de la geografía natural del país. Pero, sin duda, lo que más llama la atención de este parque es su estructura con forma de bumerang que vuela sobre el río y que ofrece vistas extraordinarias del imponente edificio de terraplenes de Stalin y nuevas formas de mirar hacia atrás al Kremlin y los dulces multicolores de la Catedral de San Basilio.

De su dilatada historia, la capital rusa conserva grandes monumentos, pero Moscú ha cambiado mucho en los últimos años, mostrando al mundo su cara más moderna

Zaryadye Park no es el único parque de la ciudad, de hecho, el 42 por ciento de la superficie de Moscú es verde. El parque Kolomenskoye, por ejemplo, fue una inmensa finca de recreo, a orillas del Moscova, que sirvió de refugio a la aristocracia rusa y cuyo principal atractivo es el Palacio del Zar Alexei Mikhailovich, declarado Patrimonio de la Humanidad. Dentro del parque hay edificios de madera traídos de toda Rusia, como la cabaña de Pedro el Grande.

Rascacielos de antes y de ahora
Buena parte de la modernidad de Moscú pasa por sus rascacielos. Otra idea grandiosa del dictadormoscu-2 Stalin la encontramos en el complejo conocido como ‘Las siete hermanas de Stalin’, construido en 1947 para celebrar los ochocientos años de la ciudad y mostrar el poder de la URSS. Los ocho rascacielos se construyeron en solo diez años y, hoy en día, se mantienen siete de ellos: el hotel Leningrado, el hotel Ucrania, el Ministerio de Asuntos Exteriores, el edificio administrativo de la Puerta Roja, la Universidad Estatal de Moscú, el edificio Kotelnicheskaya y el denominado ‘La Casa’, en la plaza Kudrinskaya.

Estos característicos rascacielos gemelos han sido superados ahora por el centro financiero y de oficinas Moscow City, que presume de una veintena de altísimos rascacielos con muchos otros proyectos de construcción en marcha. Moscow City también se ha convertido en un punto de interés imprescindible para los visitantes que acuden en masa para admirar Moscú desde las plataformas de observación de algunos de los edificios más altos de Europa, como la Mercury City Tower o la Torre Federación.

El metro moscovita es uno de los principales atractivos turísticos, históricos y arquitectónicos de la capital

moscu-3Las “joyas” subterráneas
Moscú impacta tanto desde las alturas como desde sus entrañas. El metro moscovita es definido como el “Palacio del Pueblo” y no solo es la manera más fácil y fiable para moverse por la ciudad, sino uno de los principales atractivos turísticos, históricos y arquitectónicos de la capital. Hay decenas de estaciones que merecen una visita. Están clasificadas como los hoteles, por estrellas. De las de cinco estrellas hay más de 20 en distintas líneas, pero tal vez las más destacadas en este “palacio subterráneo” revestido de granito y mármol, con mosaicos, esculturas y vitrales, son Kievskaya, Komsomolskaya, Mayakovskaya, Ploshchad Revolutsii, Arbatskaya y Chkalovskaya.

También bajo tierra y convertido en uno de los recientes iconos de la ciudad encontramos el llamado Bunker 42, a 65 m bajo tierra, en el centro de Moscú, cerca de la estación de metro Taganskaya. El Bunker 42 estaba totalmente equipado con todo lo necesario en caso de un ataque nuclear. En sus 7.000 m2 podían vivir cerca de 600 personas en barracones y salas de comunicaciones. Hoy en día es un museo dedicado a la Guerra Fría y un centro de ocio.