portada-italia

La Italia del sur muestra sus tesoros más ocultos desde el mar

05/08/2018

Italia no deja de sorprender, permitiéndonos descubrir rincones únicos, alejados de sus grandes urbes. Como los que se esconden en la Italia del sur, la menos conocida, pero sin embargo fascinante. La mejor forma de explorarla será partiendo del borde del mar para recorrer sus costas y descubrir sus idílicos puertos.

italia-1Casi 40 puertos turísticos del Mediterráneo son el punto de partida de los itinerarios del proyecto Signa Maris, que promueve las riquezas de la Italia meridional, más pobre que la del norte, menos visitada, pero con encantos más que suficientes para justificar el viaje. Partiendo de estos puertos, los monumentos, museos, paisajes y productos gastronómicos típicos narran la historia del Mediterráneo.

 

La mejor forma de explorar el sur de Italia es partir del borde del mar para descubrir sus idílicas costas y puertos

La idílica Campania
El recorrido por el litoral del sur italiano comienza en Campania, en la vertiente del mar Tirreno. La suavidad de su clima, la belleza de sus costas, la riqueza del arte y la historia, y su amor por la cocina hacen de Campania un lugar imprescindible de conocer. Un viaje que comienza en el mar, con sus colores intensos, sus costas plagadas de bahías, calas y paredes rocosas, y las islas del golfo de Nápoles, Capri, Isquia y Procida. Todo ello aún más fascinante si cabe gracias a la rica vegetación mediterránea, entorno de pequeños y encantadores pueblos.

El monumento natural que domina imponente esta tierra es el Vesubio, amado por su belleza y temidoitalia-2 por su potencia. Y después Nápoles, conocida por la intensidad y la pasión de su música que, al igual que la ciudad, mezcla aspectos cultos y populares, sagrados y profanos, alegres y melancólicos.

La Italia meridional, más pobre que la del norte, es menos visitada, pero con encantos más que suficientes para justificar el viaje

Sorrento está situada sobre una terraza de toba (roca volcánica) sobre un acantilado. En este rincón, costas abruptas e inaccesibles se alternan con pequeñas y escondidas playas que dan vida a un paisaje único. Las zonas más inaccesibles están formadas por terrazas que van descendiendo hacia el mar, utilizadas para cultivar cítricos, olivos y vides. Son los jardines de los que emanan los perfumes de naranjos, limones y azahar.

Música, mar, diversión y naturaleza, pero también historia y cultura. Visitar lugares como Paestum, Herculano, Pompeya y Torre Annunziata y la Cartuja de Padula o el Palacio Real de Caserta resulta también una experiencia inolvidable.

italia-3Punta y talón de la “bota”
En el extremo sur de Italia -en la punta de la bota-, se encuentra Calabria, bañada por los mares Jónico y Tirreno, y separada de la isla de Sicilia por el estrecho de Mesina. Los magníficos colores de sus playas, las costas rocosas que se alternan con litorales arenosos, la naturaleza salvaje, los sabores de su cocina local y las huellas de sus orígenes antiguos, hacen de esta región un lugar único.

Para los amantes de la naturaleza, el interior de esta región esconde un paisaje puro de inmensas praderas verdes interrumpidas por lagos y cascadas. Aquellos que deseen sumergirse en un mar cristalino podrán elegir entre las muchas y encantadoras localidades que salpican las costas tirrenas y jónicas. Cuna de la Magna Grecia, Calabria cuenta, además, con numerosas iglesias, monasterios, castillos, palacios y lugares en los que aún perduran tradiciones centenarias.

Dando la vuelta a la península se encuentra Apulia, una tierra que encierra naturaleza, historia, tradición, sabor y espiritualidad. A lo largo de una franja de terreno, el mar se alarga con playas maravillosas, desde las arenosas Torre dell’Orso y Porto Cesario a las riberas de escollos en Otranto y Santa María de Leuca, donde se funden el mar Jónico y el Adriático.

Los monumentos, museos, paisajes y productos gastronómicos típicos del sur de Italia narran la historia del Mediterráneo

La naturaleza sigue siendo la protagonista en los Parque Nacionales de Gargano y Murge, la reserva marina de Torre Guaceto, los profundos barrancos de Laterza y los grandes sumideros de Altamura. Apulia muestra también lugares que hablan de sus orígenes antiguos, como los trullos del Valle Itria, con numerosos castillos a lo largo de las costas del sur.

Y al final, Sicilia
Un recorrido por los mares italianos no es completo sin visitar Sicilia, la isla más grande de Italia,italia-5separada del continente por el estrecho de Messina y bañada por el Mar Jónico, el Tirreno y el Mediterráneo.

La naturaleza parece haber destinado a esta tierra todas sus maravillas: montañas, colinas y un mar de ensueño, con increíbles colores y bellos fondos marinos. El Mediterráneo ofrece aquí escenarios que solo una naturaleza incontaminada es capaz de ofrecer, como las islas que rodean Sicilia: Lípari, Egadas, Pelagias, Pantelleria y Ustica; y sus volcanes, símbolos de su naturaleza exuberante, algunos de los cuales permanecen activos, como el Etna y el de Strómboli.

El atractivo de esta región se enriquece con numerosos monumentos y restos arqueológicos que hablan de los orígenes antiguos de Trinacria (antiguo nombre de Sicilia). Y por supuesto, el encanto de sus pueblos y ciudades: Palermo, Agrigento, Messina, Ragusa, Siracusa, Trapani…