henesy

Hennessy Pasado presente y futuro del mejor coñac del mundo

13/12/2019

Con más de doscientos cincuenta años de historia, pocas marcas pueden presumir de una trayectoria tan longeva como la de Hennessy. Todo comenzó con la visión de Richard Hennessy, un oficial Inglés a las órdenes del Rey Luis XV de Francia que en 1765, por los servicios prestados a la corona, fue recompensado con tierras en la región francesa de Cognac. Ese mismo año nace la Maison Hennessy que a día de hoy, más de dos siglos y medio después y ligada al grupo de productos de lujo LVMH, se ha convertido en la marca francesa de vino y bebidas espirituosas más importantes del mundo.

1. Sólo hay una región para hacer coñac y es la región de Cognac.

Aunque el coñac es un tipo de Brandy no todo el Brandy pueden llamarse coñac. Para poseer esta denominación las uvas y su destilado han de pertenecer y realizarse, exclusivamente, en la pequeña región francesa de Cognac. Cada paso en la creación de un coñac debe cumplir con las estrictas directrices especificadas por la normativa francesa, que van desde la variedad de la uva hasta el certificado de origen del roble utilizado para las barricas.

h12. Detrás de cada gran coñac hay una gran uva.

De entre todas las variedades de uva que existen la regulación de Cognac autoriza que sólo unas pocas variedades se utilicen para su producción: Ugni Blanc, Colombard, Folle Blanche, Folignan, Jurançon Blanc, Meslier St-François, Motils, Sélect y Sémillon. Por sus cualidades, Hennessy utiliza principalmente la variedad Ugni Blanc.

3. El coñac proviene del vino destilado.

Históricamente, la destilación se utilizaba para extraer aceites esenciales de plantas y para crear aromas. El coñac es un espirituoso que también proviene de un destilado, en este caso del vino de uva. La destilación de Hennessy se lleva a cabo de forma tradicional, en ollas de cobre y realizando dos destilaciones para conseguir una auténtica eaux-de-vie digna de su centenaria tradición.

4. Seleccionar el mejor eaux-de-vie es el secreto para elaborar el mejor coñac.

Renaud Fillioux de Gironde es el Master Blendery showrunner del coñac Hennesy. Cada año, selecciona las más prometedoras eaux-de-vie que pasarán a formar parte de la reserva de Hennessy. Pacientemente se supervisará su maduración hasta que estén a punto para ser mezclados.

5. Cómo Hennessy envejece el eaux-de-vie.

La crianza de los eaux-de-vie de Hennessy se realiza en bodegas especiales en las cuales se controlan cuidadosamente los cambios de temperatura, humedad o iluminación pues hasta el más mínimo cambio influye en el resultado final. El envejecimiento de cada eaux-de-vie exige años de trabajo, control y cambios entre barriles para adquirir un sabor y color que exprese una máxima calidad. Sólo el Master Blender es el que decide cuándo un eaux-de-vie alcanza el envejecimiento óptimo y está listo para ser mezclado.

6. El viaje en el tiempo de un eaux-de-vie. h2

Para ser considerado coñac, cada eaux-de-vie debe envejecerse por un tiempo mínimo de dos años y a partir de aquí cada uno es designado de una manera dependiendo del tiempo de envejecimiento. Así por ejemplo, el eaux-de-vie con denominación X.O, debe de haber envejecido al menos durante diez años. Pero antes de determinar el viaje en el tiempo de un eaux-de-vie existe un proceso de selección en el que el Master Blender y un comité de degustación determinan su potencial, por cuánto tiempo necesita envejecer y las mezclas en las que debe de tomar parte.

7. La “biblioteca” de eaux-de-vie de Hennessy es una de las más grandes del mundo.

La reserva de Hennessy es una de las más grandes colecciones de eaux-de-vie en el mundo. Tiene más de 380.000 barriles almacenados en 65 bodegas. El comité de degustación de Hennessy revisa anualmente alrededor de 10.000 eaux-de-vie de esta extensa “librería” y sólo los que cumplen con los más estrictos estándares de calidad son seleccionados.

8. Hennessy: obsesión por las materias primas.

En Hennessy la selección de las materias primas es una obsesión. Sólo se usa madera de roble del bosque francés de Limousin, un tipo de madera capaz de proporcionar un sabor único al coñac. La madera de roble seleccionada ha de pasar tres años de secado antes de que los toneleros de Hennessy inicien la fabricación de los barriles, de forma totalmente tradicional y siguiendo el legado de sus ancestros. Hennessy no utiliza ningún tipo de pegamento ni clavos, la madera es moldeada a fuego y el calor, el agua y las bandas de metal dan vida al recipiente con el que el eaux-de-vie interactuará intercambiando color y sabores durante todos los procesos de maduración

9. La consistencia del sabor a lo largo de los siglos.

La naturaleza de la materia prima de Hennessy es cambiante y por eso el trabajo que los Master Blender de Hennessy han desarrollado durante más de 250 años es fundamental para replicar fielmente el sabor del coñac Hennessy. Es fascinante entender como un trabajo basado en la tradición y en el saber hacer, transmitido de generación en generación, no deja de ser la unión en la que el pasado trae al presente su trabajo, y en la que el presente es una planificación del futuro en la que todos los esfuerzos buscan recrear y perpetuar el sabor único de los coñacs Hennessy.

h310. El Master Blender de Hennessy.

Existe una tradición centenaria por la cual todos los días, a las 11:00 de la mañana, el Master Blender y el Comité de Cata se reúnen en la sede de la Maison para probar el eaux-de-vie que Hennessy incluye en sus coñacs; cada día se prueban y analizan más de 50 eaux-de-vie. Para formar parte del Comité de Cata se requiere un período de observación y formación mínimo de diez años, periodo durante el cual se aprende a degustar el coñac a un nivel experto.

11. Hennessy, historia de dos familias combinando su talento por más de 8 generaciones.

Desde que Richard Hennessy funda en 1765 la Maison Hennessy, hay dos hitos que marcarán el futuro de la marca. El primero en 1806, Richard Hennessy nombra a Jean Fillioux como el primer Hennessy Master Blender. La extraordinaria relación entre las dos familias perdura hasta nuestros días; 8 generaciones de Fillioux han supervisado el envejecimiento y la mezcla de coñacs de la familia Hennessy. El segundo es el nacimiento del primer hijo de Richard Hennessy, James Hennessy, su visión empresarial fue decisiva para expandir la empresa y sentó las bases de la internacionalización de la marca.

12. Hennessy, desde un pequeño pueblo de Francia al resto del mundo.

La innovación siempre ha estado presente en la elaboración del coñac Hennessy. En 1817, la Maison entregó el primer V.S.O.P al Rey Jorge, a partir de ahí esta etiqueta de calidad fue utilizada por el resto de productores de coñac. En 1865, Maurice Hennessy, bisnieto de Richard Hennessy, creó un sistema de clasificación para distinguir la calidad de coñac que fue adpotado por la industria. En 1870, creó el X.O. una mezcla que perdura sin cambios desde entonces. Hennessy también fue el primero en exportar coñac en botellas de vidrio etiquetadas. La innovación de Hennessy es sinónimo de garantía y calidad en todo el mundo.

13. Sólo hay que seguir una regla para beber coñac: bébelo como quieras.

El coñac Hennessy está elaborado bajo las estrictas normas calidad exigidas por el Master Blender y que han sido transmitidas de generación en generación. Sin embargo, cuando se trata de disfrutar el coñac cada uno ha de hacerlo de la manera que mayor disfrute le produzca: en vaso, en copa con forma de tulipán o globo, con hielo o sin hielo… las normas del disfrute de un coñac Hennessy se las ha de imponer uno mismo.

14. Detrás de cada sorbo de Hennessy, un universo infinito de sabores.

Las diversas notas aromáticas de un coñac Hennessy se pueden clasificar en cuatro categorías: florales, que recuerdan la primavera; Frutales, que evocan el verano; Notas picantes, que sugieren el otoño y amaderadas, roble francés que recuerda al invierno. Un infinito universo de posibilidades en cada sorbo.

15. La clave de la creatividad: mezclar y combinar.

En 1862, Jerry Thomas escribió la guía The Bartender’s. Recopilaba multitud recetas originales de cócteles, muchas de ellas transmitidas por tradición oral. En su libro se ponía de manifiesto como el coñac se había utilizado en una gran cantidad de combinados, algunos de ellos con más de 100 años de antigüedad. Y es que solo o con hielo, el coñac es realmente perfecto como base de cócteles y Hennessy, siguiendo con su tradición creativa e innovadora, no deja de animar a que se exploren todas las formas posibles de disfrutar el coñac.