slider_aurora

El espectáculo de las auroras boreales

05/12/2018

Con la llegada del invierno polar en Noruega se sucede el fenómeno natural de la Aurora boreal, el castillo de fuego más misterioso del firmamento, un espectáculo único de cortinas multicolores que ilumina las largas noches del ártico.

La Aurora polar es un fenómeno que acontece cuando al producirse grandes explosiones solares, enormes cantidades de partículas son arrojadas por este astro al espacio, creando un espectáculo de lazos de neón de color verde, morado y rosa en el cielo. Es visible durante la noche y generalmente en zonas polares. En el hemisferio sur es conocida como Aurora austral y en el hemisferio norte como Aurora boreal.

Una cortina de luces multicolores ilumina las largas noches del ártico

aurora_3Estas luces mágicas son especialmente visibles en la parte continental del norte de Noruega durante la noche, y en el archipiélago de Svalbard durante el día; razón por la que estos dos puntos geográficos se han convertido en lugares de peregrinación para los turistas atraídos por este fenómeno único de la Naturaleza.

Una buena opción para disfrutar de cerca de las auroras boreales es embarcarse en un crucero por la costa noruega. Avanzando hacia el norte desde Bergen y cruzando el Círculo polar ártico, mientras se disfruta de los idílicos fiordos y los paisajes invernales de montañas cubiertas de nieve, con las luces parpadeantes de las localidades costeras noruegas y un asiento en primera fila para ver la Aurora boreal.

Hurtigruten, pionero de los viajes por la costa noruega, lleva navegando los mares bajo las auroras boreales desde 1893. Su nuevo itinerario “Especial auroras boreales” tiene salida durante los meses de octubre y diciembre, para que el viajero pueda ir en “busca de las luces del norte” cubriendo el trayecto Bergen – Kirkenes – Bergen.

Los cruceros de Hurtigruten navegan los mares bajo las auroras boreales desde 1893

A bordo de este crucero se contempla el maravilloso paisaje ártico al cruzar el paralelo 71 dirección a Cabo Norte, el puntoaurora_1 más septentrional de Europa y a tan solo 2.000 kilómetros del Polo Norte. Una esfera de hierro marca el momento, levantándose sobre un acantilado a 307 metros sobre el nivel del mar y creando unas impresionantes vistas a los ojos del viajero. Rumbo norte, recorriendo la pintoresca costa noruega hasta Kirkenes, cerca de la frontera rusa y última parada del Expreso del Litoral, el crucero de Hurtigruten hace parada en la ciudad de Tromsø, también conocida como el “París del Norte”. Una ocasión perfecta para observar una de las cordilleras más impresionantes de Noruega, los llamados Alpes de Lyng; pescar cangrejos reales en el mar de Barents; visitar el hotel de hielo; conducir motos de nieve a través de la tundra o montar en un trineo tirado por perros a través del paisaje que poco a poco se cubre de un gran manto blanco.

Tampoco hay tiempo para el aburrimiento a bordo. Expertos marineros enseñan a los pasajeros a hacer nudos náuticos, se pueden degustar pastelitos de pescado en cubierta e incluso, el chef del barco muestra como aprender a filetearlo. Además, todos aquellos que quieran adentrarse en la cultura e historia noruega pueden hacerlo con las conferencias que se ofrecen a bordo.

Los más aventureros pueden realizar excursiones con raquetas de nieve, deslizarse en trineos, disfrutar de una excursión de avistamiento de ballenas a través del mágico paisaje de invierno noruego, e incluso esquiar. Todo ello, teniendo como compañeras a las mágicas “Luces del Norte” que parpadean en el cielo de Noruega y juegan al escondite con el viajero.