portada2

Fangsheng Lu, el cazador de sueños

09/06/2016

1Fangsheng Lu nació en 1978 y se graduó por la Academia de Cine de Pekín en 2002. Entre sus obras más representativas se incluyen Departed Heros y Leopardo de las Nieves. En 2010, su éxito en la serie La Designación Imborrable le hizo ganar el premio al mejor actor secundario por la Gala de Series de Youku. Del villano japonés y violento en La Designación Imborrable, al joven tortuoso que vende su amor por el mero beneficio en la serie de El Color de las Mujeres, Fangsheng se ha convertido en un magnífico actor a ojos del público.

Estuviste 11 años viviendo en Japón. Conseguiste la mejor nota en selectividad entre todos los candidatos para poder entrar en la universidad y te matriculaste en la carrera de Economía y Gestión. A los 23 años, decidiste cambiar tu carrera profesional y empezaste a estudiar en la Academia de Cine de Pekín. Fue en aquel momento cuando entraste en el mundo del cine. ¿Cuál es el motivo que te hizo dedicarte a la profesión de actor?
Desde pequeño me ha gustado mucho actuar. Cuando aún estaba en el colegio, fui elegido delegado de literatura y arte de la clase. Este cargo me permitió gestionar algunas actividades culturales para la clase durante los días festivos, tales como el coro o comedias teatrales. Luego fui al instituto en Japón y dejé esta afición de lado. Por casualidad, un cazatalentos japonés me descubrió cuando estaba en la universidad y fue así como recibí un breve entrenamiento en una empresa del sector del entretenimiento. Fue en aquel momento cuando mi interés por la actuación creció. Hasta entonces, toda mi trayectoria profesional había sido diseñada por mis padres, pero fue en esta época cuando me di cuenta de que tenía que ser yo quien contralara mi propia vida. Quería luchar por mi sueño, en vez de seguir una rutina ya planificada.

 

“Pensaba que con mi talento, físico y la ventaja de hablar japonés, sería un joven triunfador tras graduarme”

 

3Después de volver a China, seguiste con los estudios. ¿Experimentaste algún tipo de choque cultural o tuviste alguna dificultad para adaptarte?
Ciertamente, tuve un periodo de dificultad. Al principio tenía mucha confianza en mí mismo. Pensaba que con mi talento, buena apariencia física y la ventaja de hablar japonés, sería un joven triunfador tras graduarme. Pero al entrar en clase me quedé alucinado. Sentí que la diferencia entre mis compañeros y yo era enorme. Ellos tenían años de práctica artística. Yo, en cambio, no sabía cantar ni bailar. Todas las tareas que entregaba a mis profesores eran mal calificadas. Yo, que antes tenía tanta confianza en mí mismo, me desmoroné. Abandoné los estudios para trabajar en una oficina, pero tras unos meses me di cuenta que eso no era lo mío. Así que lo dejé y volví a solicitar retomar mis estudios. Esta vez me tomé muy en serio la idea de ser actor.

 

“Abandoné los estudios para trabajar en una oficina, pero me di cuenta que no era lo mío”

 

2Durante tu etapa de estudiante en la Academia de Cine de Pekín, compañeros tuyos como Yifei Liu o Jiangyi Yan ya eran conocidos. ¿Sentías mucha presión por este hecho? ¿Te surgieron dudas sobre ti mismo?
La verdad es que tenía mucha presión, pero la presión es una motivación extra para mí. En aquella época me faltaba experiencia en la interpretación con respecto a mis compañeros de clase. Acababa de meterme en la industria del cine, por lo que esta situación era normal. Esta presión hizo que no parara de ensayar y pensar en la interpretación. Algo muy importante es que durante los estudios en la Academia de Cine de Pekín los profesores te enseñan, desde el punto de vista de la sociología, del budismo y del pensamiento de Confucio, a ser persona. Para ser buen actor hace falta entender, tener estudios, pero si no sabes ser un ser humano, en este sector no vas a llegar muy lejos.
De los papeles que has interpretado, ¿cuál te ha gustado más? ¿Por qué?
Me gusta cuando interpreto al villano en las series de espías, y también los papeles de chico alto, rico y guapo en las series de época. La verdad es que cada papel te da una sensación distinta. Me gustan todos. Espero poder dar vida a cada uno de los personajes que interpreto.

 

“Me gustaría interpretar papeles de un hombre de a pie, muy realista”

 

4Desde que comenzaste en la Academia de Cine de Pekín hasta ahora, has estado persiguiendo tu sueño. ¿Qué planes tienes de ahora en adelante? ¿Cuál es tu objetivo final?
Espero tener papeles muy buenos y tener un buen equipo. Éstas son dos cosas que me importan mucho. La verdad es que las series y películas difieren mucho en calidad de unas a otras. Conseguir premios es mi sueño.
¿Qué impresión tienes de España? ¿Te gustaría dedicar algunas palabras a los lectores de SC China?
Al mencionar España se me viene a la cabeza los toreros. La impresión que tengo es que es un país muy pasional. Espero que los lectores de SC China sigan sus sueños y ¡que cada soñador consiga el objetivo que desea!